Nito Mestre y el proyecto #AmericaCantaSui: «La intención es homenajear a los fans de Sui Generis»

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Nito Mestre, la legendaria voz de Sui Generis –dúo argentino que formó junto a Charly García entre 1969 y 1975–, estaba de gira cuando, producto de la pandemia, se cancelaron sus shows y cerraron los aeropuertos. Desde ese momento, permanece en Miami, Estados Unidos, sin poder retornar a su país. Lleva poco más de un mes en cuarentena voluntaria acompañado de su mujer y ha aprovechado este tiempo para reformular un proyecto que tiene como principio agradecer a sus fanáticos luego de cumplirse 50 años del primer show del histórico dúo argentino. El músico conversa en exclusiva con El Desconcierto sobre cómo lleva la cuarentena en el extranjero y sobre el proyecto #AmericaCantaSui.

Híperconectado, actualizado e interiorizado de las tecnologías y terminologías del mundo virtual, el cantante y compositor de 67 años Nito Mestre habla con la naturalidad de un nativo de aplicaciones como YouTube, Instagram y Spotify. Vía telefónica, nos puso al tanto de su vida en confinamiento y de una de las actividades que lo tiene ocupado por estos días: el proyecto #AmericaCantaSui, en el que invita a todos –gente común, artistas emergentes y consagrados–, a versionar libremente temas de aquel bastión de la música latinoamericana parido junto a Charly García, Sui Géneris.

– ¿Cómo estás llevando el confinamiento?
– Me agarró acá la pandemia, en Miami, en un lugar que de alguna manera es seguro. No estoy en Miami Beach que es el centro, entonces hay poca gente, por lo tanto nos dejan salir a caminar y puedo andar en bicicleta tomando los recaudos. La gente no toma el ascensor de a dos personas juntas, tienen muy limpio todo, se respeta la distancia social y nosotros hacemos cuarentena con mi mujer en serio, porque como estoy en otro país, nos llega a pasar cualquier cosa y van a atender a un americano antes que a nosotros, entonces, lo tomamos como si estuviésemos en una cuarentena oficial.

– ¿La cuarentena te pilló de sorpresa?
– Sí, me agarró de sorpresa. Fui a tocar a Costa Rica, luego venía a Miami a una gira por Estados Unidos y Europa. Por supuesto se postergó todo y tampoco me pude devolver a la Argentina porque no hay vuelos, así que tengo que esperar. Creo que recién el dos o tres de junio me voy,  pero viste que todo el planeta está sujeto a las decisiones que tome cada país y cada aerolínea.

– ¿Cómo has observado las determinaciones que se han tomado en Argentina respecto al COVID-19?
– Bueno, estoy afuera, pero me parece que tomaron una determinación temprana en lo de tomar la cuarentena en serio. Supongo que cada país lo toma con respecto al sistema de salud que tiene, harán sus promedios y todo eso. Creo que se habrán asustado bastante por lo que vimos en Italia y España, que se demoraron y lo dejaron pasar, por eso creo que están haciendo las cosas bien. Hay ciertas noticias que no me resultan demasiado halagadoras, como que liberen a los presos; no sé con qué criterio lo hicieron, está bien que tienen que hacer espacio y me parece muy bien que hay que ser solidarios… en una de esas hay algunos presos que están por salir o que tienen condenas leves, entonces bien si tienen que hacer lugar en las cárceles, que seleccionen si un poco para que no estén todos como, me imagino, vivieron siempre, apretujados, contagiándose y se convierta en desastre mayor. Amigos me dicen. «en Capital Federal es una cosa y en provincia es otra», pero no lo puedo saber, me guío por las cifras que son buenas, aunque ahora están diciendo que el peak va a venir recién en mayo.

– ¿Cómo abordas la situación durante tu cuarentena?
– Aunque acá en Miami no hay cuarentena oficial, todos nos saludamos y hablamos a dos metros de distancia. Yo ando con mi botellita de alcohol gel colgando Y la mascarilla cuando salgo del edificio. Hasta cuando vamos a tirar la basura las usamos. Pedimos la comida por internet, fui hace dos semanas al supermercado y entramos en un horario donde no había nadie, con todas las precauciones, estamos en una zona como te digo con muy poca gente. Leo las cifras de Florida y creo que están en treinta mil y pico contagiados y deben estar en cuatro mil muertos. Entonces, hacés el cálculo de la cantidad de gente que vive acá y claro, lo que pasa es que también las medidas que tomó «el que te jedi” (Donald Trump) fueron más que tardías.

Confesiones de invierno

– Estás trabajando en el proyecto #AmericaCantaSui. ¿Puedes contarnos de qué se trata?
– Nadie sabe que va a pasar ni cuando se va a retomar la actividad medianamente normal, entonces, cuando pasó esto, empezamos a reflotar con mi mujer (Pamela) y el equipo que trabaja con nosotros la idea de #AméricaCantaSui, con la intención de homenajear a los fans de Sui Generis. Y cómo: que ellos hagan y nos envíen reversiones de temas de Sui Generis. Cuando empezamos a hablar de esto, hace mes y medio o un poco más, me di cuenta de la cantidad de jóvenes que querían participar, entonces entramos a las redes sociales y empezamos a darle forma.

– ¿Hay alguna petición acerca de cómo tienen que ser las versiones?
– Esto no es un concurso, no hay plazos ni formatos. Es una invitación a la creatividad de los fans o quienes se criaron con Sui.¿Cómo ven los temas hoy día padres, hijos, etc? Que hagan sus versiones libres y que filmen su video. Todo esto te lleva un tiempo obviamente, hay unos que agarran la guitarra y cantan, otros lo hacen a cuatro pantallas con uno que está viviendo en un país, otro que está viviendo en otro, ponen instrumentos, unas citas de un chelo y el otro hace un rap arriba de los temas… son cosas increíbles. La gente nos está mandando a diario, se empezó a generar una plataforma creativa divina, porque después empiezan a interconectarse entre ellos.

– ¿Has pensado qué puede pasar con este material?
– El productor está viendo a los artistas emergentes que hay dando vueltas por ahí, en una de esas el día de mañana quiere grabar sus propias canciones. Esto tiene toda una continuidad, va a terminar en un documental de todo el proceso, de cuando empezó hasta que termine, sabe Dios cuando. Se armó toda esta movida creativa, divertida, con una cosa que es muy importante en este momento que todas las noticias son malas: una dosis de esperanza enorme, porque todo lo que nos mandan y las cosas que escriben son con esperanza, viendo la luz al final del túnel y diciendo las cosas lindas de la vida. Esto que nos está pasando es lo más cercano a una guerra bacteriológica que no vi nunca en mi vida. Uno se empieza a acostumbrar, te parece normal, pero si caes de golpe, esto es una película de terror.

– Nos acostumbramos a ver estas cosas en el cine, no en la vida real.
– Exactamente, pero lo importante es que sabemos que esto va a pasar, porque todo pasa, tenemos una comunidad científica en el mundo que está trabajando y eso sí que es cierto, es un dato verdadero, tengo amigos científicos en la Argentina y quizás mi interés particular por el tema, porque como estudié medicina y tengo cierta conexión, ¿no?

– #AmericaCantaSui es entonces una dosis de esperanza, música y unión…
– Es esperanza y una dosis de estar juntos en algo que a todos nos interesa, sobre todo a los jóvenes que les gusta cantar y mostrar lo que están haciendo, los mantiene ocupados; se enamoraron del proyecto, lo viralizan en las redes, nos mandan cosas increíbles, nos escriben piropos como decimos en Argentina. El otro día, una chica escribió «Sui Generis significa todo lo lindo que hay en la vida».  Empezás un día leyendo eso y te dan ganas de seguir viviendo y, bueno, se han prendido muchos tipos conocidos de mi país, de otros países, salió León Gieco, Raúl Porchetto, Lito Vitale, Diego Torres, Gian Marco de Perú, Noel Schajris de Sin Bandera de México, Carlos Vives, Andrés Cepeda, Santiago Cruz de Colombia, Manuel Gatti y Eduardo Gatti de Chile… y bueno, estamos esperando que se prendan muchos músicos chilenos más.

– La invitación se extiende a los músicos chilenos, tanto populares como emergentes ¿no?
– Por supuesto, la invitación es para todos, sobre todo nos encanta que los músicos emergentes nos manden cosas. Hay versiones muy eclécticas, muy divertidas; que se la jueguen por hacer una versión, aunque les parezca extrañísima. A los que estén interesados, entren al sitio para ver los distintos temas que ya nos mandaron, así saben qué otra cosa distinta pueden llegar a hacer. Por supuesto, están las invitaciones extendidas a todos los músicos conocidos que también nos quieran mandar un regalo, nos hemos encontrado con muchos músicos, escritores, dibujantes, actores, que nos mandan anécdotas de cómo conocieron a los Sui Generis o cómo les pegó en su vida, entonces,  es una enorme plataforma.

– ¿Cómo lo tiene que hacer la gente para hacer llegar sus versiones?
– Hay tres formas: con el hashtag #AméricaCantaSui en YouTube, en Instagram o al mail americacantasui@gmail.com. En ese caso nos llega directamente, los vemos y la subimos a YouTube. La idea es que la gente haga las canciones completas. También, para los que quieran escuchar, hay en Spotify un playlist América Canta Sui  de todas las versiones que nos mandan.

– En Chile existen muchos seguidores de Sui Generis, músicos, artistas, gente que de seguro se va a interesar en participar.
– Sé que hay un montón de músicos en Chile que se han criado con Sui Generis. Los jóvenes también, ellos son súper divertidos y arriesgados. A nosotros, lo que más nos gusta es que rompan el esquema, que sean un poco más sui generis. Como bien decía Charly: «es muy fácil entrar, pero no se sabe cuando uno sale».

– ¿Qué te pasa emocionalmente cuando ves y escuchas estas nuevas versiones?
– Me divierte, me enternece, me parecen encantadoras, me sacan de la versión que tengo en la cabeza o de la versión que yo haría. Me gustaron mucho las primeras. Por ejemplo, un uruguayo hizo una a cuatro voces, o la versión de una chica colombiana, Pedrina, que hizo una versión de “Quizás, porque” divina, divertidísima; también hay una del rapero Locurón Raíces, se mandó una cosa: juntó dos temas de Sui Generis y lo hizo uno, encima lo hizo con instrumentos clásicos: un chelo, una sitar, un piano, después un rap en el medio con un loop y tres cantantes femeninas más él cantando. Realmente rompe todas las reglas, lo ves y decís: «¡qué divertido que se les ocurrió hacer esto!», y es más o menos lo que nosotros estamos viendo y buscando.

– Libertad creativa en la máxima expresión.
– Absolutamente, la intención es esa,  no recrear el tema, sino que ser creativos también. Pese a que tenemos un lenguaje en común, creo que Sui Generis ha acercado a los adolescentes durante generaciones, y las nuevas pueden meter algo de lo que quieren decir. La historia es divertirnos, no hay un límite acá.  Es lo que nosotros no teníamos cuando éramos chicos…Cuando empezamos con Charly no teníamos esta libertad para expresarnos, nos decían que teníamos que aceptar tal o cuál cosa. En este caso, estamos dando vuelta la historia para que la gente se exprese y se muestre lo más posible, que apelen la creatividad más ahora que están encerrados, que te empiezan a venir ideas.

– La gente que lea esta entrevista, quizás se va a preguntar si el material que envían pasará por tus manos.
– Sí, obviamente, somos varios los que estamos trabajando en esto. Por el hecho de que estemos en cuarentena, me dedico más tiempo, igual están llegando en una capacidad que las puedo ver y escuchar todas. Aparte, los que están trabajando me dicen «mirá esto, mirá lo que me llegó», y yo mismo estoy metiéndome tanto a YouTube como al Instagram a ver lo que ha llegado. Hay veces, cuando me toca alguna fibra, que llamo a la persona o le escribo un mensaje diciéndole “me encantó lo que hiciste”. Estamos juntando ahora dentro de los primeros que han llegado unos cuantos músicos que van a cantar una versión de ‘Canción para mi muerte’. Estoy eligiendo cantantes femeninas y masculinos, que puedan cantar ese tema juntos, sin conocerse. Eso es todo un desafío: “tal frase la cantás vos que vivís en Perú y tal frase y a la misma, hacéle la segunda voz, vos que sos de Colombia… ingéniensela» (risas).

Para quién canto yo entonces

– ¿Cuál es el origen de esta idea?
– A Pamela Gowland, mi mujer, se le ocurrió hacer una historia del rock en español para televisión y para las redes, donde obviamente estaba muy metido Sui Generis. Se están cumpliendo 50 años del primer show de Sui –que fue en diciembre de 1969– y se nos ocurrió con ella, que lo lindo, en vez de estar en primer plano y como protagonistas Charly y yo, que el protagonista sea la gente, quienes nos pusieron donde nos pusieron. Entonces, que ellos pasen a ser los importantes esta vez y sean los homenajeados. Nosotros los vamos a escuchar.

– ¿Vas a participar cantando en algún momento?
– Podría cantar un pedacito chiquito también con ellos, o sea, van a estar cantando con un Sui Generis virtualmente y nunca se sabe cuando todo vuelva a la normalidad. Si algún día voy a tal país y me encuentro con alguno de ellos, cantemos o grabemos algo juntos, y hasta le puedo terminar produciendo a alguien algún disco o facilitándole la llegada para que algún productor lo escuche y pueda llegar a grabar algún tema propio… las posibilidades son infinitas. En una de esas, podríamos terminar componiendo juntos o que les haga un tema si es que no tienen, ¿te imaginás? Estoy abriendo un abanico enorme de opciones.

– ¿Has podido compartir las versiones que te están llegando con Charly?
– Este proyecto lo empezamos a hablar también con Charly, la idea original era que él también viniera a Miami, quería salir un poco de la Argentina, acá hay un anonimato distinto al que puede haber en otro país o en el nuestro para estar un poco más relajado. Acá nadie te va a molestar, aunque venga John Lennon. Pero ahora no se puede salir a la calle por la cuarentena. A Charly le había encantado la idea y la historia, pero después se cayó en la casa, no pudo ir a tocar al Cosquín Rock y no podía viajar. Lo desestimamos, y comunicarse por las redes con él… tengo que llamar por interpósita persona a una asistente de él, porque no usa Whatsapp ni Facebook ni Instagram, no usa nada. Entonces, tengo que llamar a su mujer o a otra persona para decirle que se comunique, y ellos me dicen que no tienen ganas de usar Whatsapp porque están hartos, entonces se complica. Yo le trato de mandar información, pero como te digo, no llega directo. Es como León Gieco: yo llamo a su mujer para que le diga algo, porque León no tiene ni celular, ¿me entendés? Son cosas increíbles. A Charly lo entiendo, no es que odie esas cosas, simplemente no le gusta tener. Descubrió el iPad cuatro años después de que salió, por ejemplo. A Charly, internet le parecía una cosa lejana, se empezó a acostumbrar después, pero no lo tiene tan presente como yo que, por distintos motivos de mi vida –cuando dejé de tomar alcohol fui a estudiar computación hace veintitrés años–, me amigué mucho con la computadora, me gustaron las redes sociales, grabar… digamos que es algo que me pertenece. Soy algo millennial.

– Imagínate lo natural que te resulta, que estás en un proyecto totalmente online, vigente e ideal para concentrarse en algo positivo en cuarentena.
– Sí, por ejemplo edito con el iMovie. Estoy contento con eso porque de repente empiezo a aprender cosas que no sabía hacer, porque ahora tenés más tiempo, y digo «¿qué pierdo?». Hay tutoriales por todos lados, si me quiero aprender un nuevo programa y realmente funciona, es toda una alegría.

– En estos tiempos todos estamos aprendiendo cosas nuevas, ¿no?
– Claro, de hecho estoy haciendo yoga con mi mujer (risas). No hacía yoga, pero lo saco de la compu, lo pongo en la tele y lo hacemos. Algunas cosas de yoga son divertidas, he descubierto que estoy un poco más largo, creo, porque me he estirado o algo ha pasado. He bajado como cuatro o cinco kilos de peso, como me muevo, camino, ando en bicicleta. Para no tener ansiedad es bueno moverse, estoy cuidándome y hago esta vida, pero por supuesto que extraño volver a casa. Hay veces que se te cruza la ansiedad por volver a tu país porque es tu tierra.

– Claro, es muy comprensible lo que te pasa.
– El otro día me levanté en la mañana y leo que cerraron los vuelos hasta septiembre… me agarró un ataque, ¿viste? Empecé a llamar al Consulado y les digo: «¿cómo me voy a quedar acá hasta septiembre? ¡Me va a dar un ataque de ansiedad!» No, me voy nadando… Lo primero que digo: me voy a Chile y de ahí cruzo en un taxi o lo que sea, porque digo: “si mi país me cierra la puerta, ojalá que me dejen entrar a Chile, y si allá tengo que hacer cuarentena, bueno, me voy a lo de (Eduardo) Gatti. Ahí estaría como en casa porque uno enseguida asocia ir a un lugar donde sabés que te van a tratar bien.

– Espero que sigas bien de salud y que puedas volver volando a Argentina, ¡pero no nadando!
– ¡Ojalá! (risas) Les mando un abrazo grande y gracias por todo.

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email