Muralista que pintó a Mon Laferte: “Si los que rayaron el mural quisieran aprender a dibujar, yo feliz les puedo dar un taller gratuito”

Foto gentileza Ros
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La mañana del martes 28 de septiembre, la esquina de Matta con Santiago Concha en la comuna de Santiago, amaneció tristemente diferente: el mural de la cantante Mon Laferte, obra del artista Julio Pizarro, conocido en el ambiente del arte muralista como “Ros”, había sido cubierto por pintura blanca, con leyendas alusivas a la campaña del Rechazo.

No es primera vez que el arte callejero es atacado este año: el mural de Gustavo Cerati amaneció en pésimas condiciones la mañana del 3 de febrero, mientras que el mosaico que homenajea al escritor chileno Pedro Lemebel, realizado por el colectivo Musa Mosaico, fue vandalizado el 17 de septiembre por dos hombres a plena luz del día, dejándolo sin ojos y sin boca. Todo esto sin contar las serigrafías, dibujos y manifestaciones artísticas que fueron borradas de Plaza Dignidad y sus alrededores por orden del Gobierno de Sebastián Piñera, durante las cuarentenas decretadas por el COVID-19.

Ante esta maliciosa reiteración de vandalismo, quisimos conversar con el muralista y conocer sus impresiones tras el ataque del que fue víctima su mural.}

Ros

Desde muy niño fue cercano al dibujo y la pintura, sus padres siempre inculcaron en él su interés por las artes plásticas. “Vengo de una familia de clase trabajadora, de esfuerzo, ellos me compraban lápices a palos y libritos para colorear en la feria, esos fueron mis primeros acercamientos al mundo de los colores”, nos cuenta.

El año 2013 ingresa a estudiar la carrera de Diseño Industrial a la UTEM, universidad donde conoce en profundidad el mundo del graffiti mural. “Desarrollaba mi carrera profesional y en paralelo pintaba, hasta que me invitaron a exponer algunos trabajos en galerías. Luego salió la oportunidad de trabajar con (la marca deportiva) Adidas en unas exposiciones y pude viajar a Miami a mostrar algo de mi trabajo. En ese momento de mi vida decidí dedicarme a la pintura, para mí es muy importante, entrego un pedacito de mi alma a cada trabajo” dice.

La mayor parte de su obra está dividida en las comunas de Puente Alto y Pedro Aguirre Cerda, donde participó pintando un block de 6 pisos. Sus brochas han dejado huella también en el mítico y patrimonial Barrio Yungay, sector que, según las propias palabras de Ros, es “muy cómodo para pintar por el gran apoyo de los vecinos, su pensamiento ha ido evolucionando y aceptando el graffiti mural”.}

El compromiso del artista dialoga con diferentes discursos, entre ellos lo relacionado con el medioambiente. “Uno de los murales en el que más me ha gustado participar es el que hicimos con mi compañera Wirin en Quintero, a raíz de la emergencia ambiental que amenaza al sector de Quintero-Loncura. El mural mostraba a un niño envuelto en algas, asumiendo que los niños serán los más afectados”.

El mural de Mon Laferte

-¿Cuándo y por qué hiciste el mural de Mon?  ¿Qué representa ella para ti y qué aspectos quisiste resaltar en el mural?

-En julio del 2019, Fotorock, equipo encargado de fotografías de conciertos me contactó para invitarme a participar a un proyecto llamado “Iconos a cielo abierto”. Esto consistía en levantar una serie de muros intervenidos con diferentes técnicas artísticas, con fotografías tomadas por el equipo de Fotorock. Ignacio Orrego, su director y creador, me presentó una serie de fotos de artistas para plasmar en la pared y yo opté por Mon Laferte, ya que mi mamá es fanática. Lo otro es que me llamaba la atención su actitud y colores que utiliza en sus shows. El mural fue realizado en septiembre del 2019 y me tomó 7 días de corrido ejecutar la obra.

-Una vez terminado ¿supiste si ella se enteró del mural y qué le pareció?

-Sí, de hecho el día que lo inauguramos, Monserrat iba a dar un concierto en el Movistar Arena, muy cerca del mural. Estaba programado que fuera, estaría con el fanclub oficial, pero por temas de agenda y organización no se logró hacer la junta con ella. Fue la Radio 40 Principales a transmitir y mostrar al mundo el trabajo que habíamos hecho.

Me borro pa’ quitarme esta amargura

-¿Cuándo y cómo te enteraste que fue vandalizado? ¿Qué sentiste cuando lo viste?

-El 27 de septiembre mi Instagram (@Ros.ny) se llenó de fotos del muro manchado con pintura blanca. Yo no entendía nada. Al trabajar en la calle, al momento de plasmar una obra en alguna pared esta corre el riesgo de cualquier intervención externa, eso yo lo tenía asumido. De hecho nos sorprendió que durara tanto: un año y dos semanas.

Pero al ver lo que habían hecho, me puso triste saber que hay personas que no respetan el trabajo que hay detrás de todo eso. Yo vivo en Puente Alto y viajé durante una semana a Santiago a preparar el muro, los colores, armé la escalera, soporté el calor y el cansancio, para que personas anónimas, con maldad en su alma vayan y manchen con pintura una obra de arte callejero.

Por otro lado, al conversar el tema con Fotorock, sacamos la conclusión de que logramos generar algo en la gente, ya sea bueno o malo, poder generar alguna acción o sentimiento creo que es bueno. Cuando una obra perdura por el tiempo sin generar sentimiento y acciones, pierde el sentido.

-¿Qué te parecieron los mensajes que dejaron escritos quienes lo deterioraron?

-La verdad es que no me interesan los mensajes escritos, yo respeto a cada persona por su pensamiento político. Nunca pensamos que se podía politizar una obra de arte; nunca fue el objetivo del proyecto. El objetivo era conmemorar a una artista musical chilena con una gran carrera y actitud.

-¿El mural está perdido o se puede rescatar?

-Lamentablemente está perdido, aunque estoy gestionando los permisos para poder ir a renovar y volver a pintar el muro con otro diseño, para poder rescatarlo y borrar esa mancha blanca. Agradezco a los que rayaron el mural con blanco, me alivianaron la pega de blanquear.

Tanta falta de querer

-¿Qué piensas de lo que pasó?

-Que el día en que las personas sepan respetar el trabajo y esfuerzo de los demás, las cosas recién podrán cambiar. Hace falta tolerancia y respeto al momento de conversar sobre algunos temas. Espero no se repita con algunos y algunas colegas que trabajan en la calle, ya que nosotros damos lo mejor de lo nuestro y entregamos mucho amor para las personas al momento de trabajar en público.

-¿Fuiste al lugar?

-No he podido visitar el mural ya que estoy con muchos encargos de pinturas, pero al primero momento que pueda, iré a conversar con la dueña de la pared para coordinar una renovación, y hablar de pasadita con los bomberos para intervenir su pared, ya que también fue afectada. Aprovecho de enviar saludos a todos los bomberos y bomberas de Chile.

-¿Qué le dirías a las personas que destruyeron tu obra?}

-Les diría que pensaran en todo el esfuerzo que hay detrás de los trabajos que hay en la calle, no es fácil pintar en público, conlleva mucho estudio, tiempo y dinero ejecutar algo así. Si las personas que rayaron el mural quisieran aprender a dibujar o pintar, yo feliz les puedo dar un taller gratuito, así que si están leyendo esto, con gusto me escriben y coordinamos unas clases de dibujo, teoría del color y manejo de herramientas como spray, brocha y rodillo.

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email