Latinoamérica es grande: el libro que recorre el legado de Los Prisioneros fuera de Chile

Ilustración de César Vallejos
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Dos días antes del estallido social, un nuevo libro sobre Los Prisioneros llegó al mundo. Se trata de “Latinoamérica es grande” del autor, músico y manager, Cristóbal González Lorca, quien, por primera vez en la historia de la banda, ofrece un texto que nos acerca a lo que fue su trabajo y relevancia en el extranjero.
En 150 páginas recorre importantes hitos en Perú, Colombia, Venezuela, México, Ecuador, Uruguay y Argentina, donde el “conjunto de rock” (cómo se les decía a las bandas en esos años) fue forjando a pulso la internacionalización de su carrera.Jóvenes, inexpertos, inequipados, Los Prisioneros se pararon frente a multitudes y compartieron escenario con grandes de la música latinoamericana, mientras que en Chile, la cobertura era escasa y entregaba a la audiencia datos inexactos y poco alentadores acerca de los logros que el trío sanmiguelino alcanzaba en otras latitudes.

 

A diferencia de otros textos escritos sobre la banda, este libro no centra la atención en Jorge González, Claudio Narea o Miguel Tapia, ni tampoco se inmiscuye demasiado en asuntos  privados. El foco está puesto en mostrar a los lectores interesantes momentos en tiempos  que Los Prisioneros buscaban abrirse camino fuera de Chile, a punta de esfuerzo, sacrificio, malos ratos, falta de apoyo, pero mucho talento, intuición y amor por la música.

 

El libro avanza entre entrevistas actuales y de las décadas 80 y 90s se mueve hacia la época, donde, entre recuerdos de periodistas y músicos que, en su mayoría niños y adolescentes en esos años, fueron testigos del legado que la banda dejó en sus respectivos países y en su historia de vida personal. A esto se suma la experiencia del propio autor, que vivió durante su adolescencia en Venezuela y tuvo la oportunidad de ver al trío en esas tierras.

 

 

 

 

“Latinoamérica es Grande” es el puntapié inicial para conocer las peripecias que  Los Prisioneros pasaron para conseguir reconocimiento en el extranjero: historias de viajes en tren por Argentina con Sumo y otras bandas, la lucha de egos tras bambalinas con Fito Páez, su amistad con los españoles Toreros Muertos, la verdadera historia tras los piedrazos en Perú, y una serie de momentos históricos e inolvidables,  tanto para ellos como para quienes estuvieron ahí, y que hoy, están al alcance de todos,  gracias a este trabajo, un verdadero acto de justicia, no sólo con Los Prisioneros, si no que también con nosotros, los lectores, que nunca fuimos informados como correspondía.

 

Sin dudas, este libro es un bello e interesante  trabajo de rescate patrimonial: traza el mapa de un recorrido que no puede obviarse: Los Prisioneros fueron un referente de la música latinoamericana, y eso lo demuestra con creces un significativo hecho: 33 años después de su estreno “El baile de los que sobran” -una de sus canciones emblemáticas- vuelve como anillo al dedo durante el estallido social chileno, pero además, se suma al estallido latinoamericano. Su letra ha sido coreada en la mayoría de los países que conforman el cono sur, y esto no hubiera ocurrido si los viajes que enumera “Latinoamérica es Grande” no hubiesen existido, ni hubieran tenido la importancia que describen sus páginas.

 

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email