Lalo Ibeas de Chancho en Piedra: “No hay que ser cientista político ni físico nuclear para darse cuenta que el Gobierno defiende los intereses económicos”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Este 19 de diciembre a las 21:00 horas, Chancho en Piedra, una de las bandas más importantes de funk-rock nacional, presentará su primer concierto online desde que la pandemia de coronavirus se desató en Chile.

El grupo prepara una experiencia interactiva con los asistentes al show, que podrán tener un acercamiento en vivo y en directo con los músicos antes y después del concierto. Conversamos con Lalo Ibeas, cantante y miembro fundador de la banda con 26 años de trayectoria, quien nos adelantó algunas de las sorpresas que presentarán este sábado.

Chancho cuarentón

-Chancho en Piedra es una banda que se ha reformulado con el paso de los años. ¿Cuáles son los factores (sociales, políticos, medioambientales) que los han impulsado a hacer esos cambios?

-Yo creo que el factor es solo uno: la creatividad, las ganas de hacer cosas nuevas, que no se parezcan a lo que hemos hecho anteriormente, ir experimentando con ritmos nuevos. También con la edad, las cosas que te interesan van cambiando. Nosotros partimos muy chicos, éramos quinceañeros, después pasamos a lo que te interesa como veinteañero, luego treinteañero y ahora cuarentones, son distintas etapas, eso también te hace cambiar como cualquier persona de esta sociedad. Todo lo que involucra al ser humano, los cambios sociales que hacen que cambie tu forma de ser y de pensar. Chancho ha cambiado con la experiencia; en el primer disco no sabíamos tanto de música o de estructura de canciones, con el tiempo nos hemos reformulado, pero insisto que lo principal es la creatividad.

-Hay cierto sector de la audiencia que ha cuestionado las temáticas de canciones que editaron en algún momento. ¿Cómo Chancho en Piedra responde hoy a esos comentarios?

-La gente puede opinar lo que quiera sobre lo que quiera, todo es válido, si a la gente le molesta algo, está bien. Yo como autor de algunas de las letras que pueden causar ese cuestionamiento, puedo decir que muchas las escribí a los 15 o 17 años. Si no estoy de acuerdo ahora con eso, lo cambio, pero en un momento me daba mucha risa, esa insolencia nos reflejaba en una época también, en la vuelta de la democracia y ser deslenguados. Creo que el autor está en su derecho de decir lo que quiera, cuando quiera, y cómo quiera. Después está en su derecho de cambiarlo, continuarlo o retractarse, da lo mismo, creo que es parte del arte también.

La rebeldía de la juventud

-El último trabajo de Chancho en Piedra ha demostrado un fuerte compromiso social, utilizando la ironía como elemento comunicacional (elemento utilizado varias veces en trabajos anteriores). ¿Se puede anticipar que es la tendencia que abordarán en sus próximas canciones?

-Como que nunca tenemos una tendencia clara, yo creo que en todos los discos hay de todo: temas románticos, sobre la muerte, sobre animales, sobre cuestionamientos sociales. Más allá de marcar una línea, yo creo que la música que está saliendo en esta época tiene esa fuerte tendencia, porque el país y el mundo está teniendo esa tendencia. Nos llama la atención el cambio social, lo que está pasando a nivel mundial, la pandemia, un montón de cosas, pero la idea tampoco es ser textual o ser tan cronistas, sino más bien encontrar la vuelta para hablar de eso de manera divertida, de manera metafórica. La verdad es que nunca nos hemos planteado algo de antemano para construir una letra.

-¿Cuál es tu visión acerca de la polémica que ocasionó la canción parte de la campaña de la Defensoría de la Niñez  «El llamado de la naturaleza» de su ex compañero de banda Pablo Ilabaca? 

-Estamos en un país libre, donde cada persona puede decir lo que quiera, como quiera y cuando quiera, y las otras personas tienen su derecho a ofenderse o reclamar. Mi opinión es que la canción está buena, en la letra no necesariamente estás llamando a que la gente haga eso (se refiere a saltar los torniquetes). Y por un lado estuvo mucha gente hablando un par de días sobre música, cosa que no pasaba hace años. Que la gente hablara sobre una canción, que dijera si le gusta o no, si es apropiado o no es apropiado, creo que logró que se escuchara, hablara y pensara sobre el tema.

Lo principal de la canción era hacer  un llamado, decir que los niños y su voz es sumamente importante, históricamente se los ha ninguneado. Incluso diría yo que hasta los adolescentes, la música que hacen es como ninguneada por los adultos, que nos olvidamos que alguna vez uno fue joven, revolucionario y contestatario. Parte de la rebeldía de la juventud es la fuerza que hace los cambios, creo que incentivar esa fuerza, esa energía y ese motor en los niños no es algo negativo, es sumamente positivo, porque en realidad todos sabemos que necesitamos un cambio. Como dice Les Luthiers: “los niños de hoy, son los hombres del mañana”.

Abrir los malls pero no los teatros

-¿Cuál es tu opinión acerca de los protocolos del Gobierno en torno a no habilitar permisos para organizar conciertos en vivo (como el concierto con distanciamiento social que habían anunciado para octubre y que no se hizo) versus habilitar la apertura de malls?

-Bueno, creo que no hay que ser cientista político ni físico nuclear para darse cuenta que el Gobierno defiende los intereses económicos por sobre cualquier otra cosa. Hay aglomeraciones tanto en el transporte público, en el metro, en las tiendas, en los aeropuertos y no en lugares como en teatros o plazas donde podría tocar la gente y hacer una especie de vuelta a la cultura, hacia la música, al arte, el teatro.

Yo entiendo que estamos en un periodo de una segunda ola de contagios y entiendo que hay que bajar un poco las aglomeraciones, pero también me parece super raro. Hay cosas económicas, tiendas que están completamente abiertas y otras que no, entonces, uno entra a pensar que quizás va por otro lado. Quizás va por un control del estallido social, que no se junte demasiada gente, que dejen terminar al Gobierno. Uno se pone a pensar, aparte que también en internet está lleno de teorías conspiratorias, entonces, la verdad es que empieza la paranoia, de saber qué puede ser o no, qué es lo que buscan y qué es lo que no buscan, qué es lo que quieren frenar… pero de que hay algo más allá de lo que sabemos todos, yo creo que hay algo más, hay una especie de control social y que se aprovechan. Existe la pandemia, no lo estoy negando, pero sí creo que el manejo de esta es netamente un control social.
-¿Qué los hizo resistirse y por qué se decidieron finalmente a brindar un show por streaming este 19 de diciembre?

-No se había dado la oportunidad. Cuando empezó el confinamiento no podíamos ensayar, ni grabar o  preparar un show; no todos teníamos un home studio en la casa como para empezar a practicar. Una vez que ya terminó el confinamiento pudimos ensayar y preparar el show del streaming que va a ser este 19,  más allá de que nos hayamos resistido, fue el ambiente pandémico el que no nos dejó reaccionar antes.

-¿De qué se trata el show que vamos a ver? ¿Se puede adelantar algo del setlist?, ¿hay alguna sorpresa para los marranos?

-La verdad es que no nos gusta adelantar los setlists porque creemos que es la sorpresa, parte fundamental del show, pero subí unos videitos a Instagram que son como una especie de spoiler de lo que van a ver. Las canciones que escogimos, la mayoría son las que están acostumbrados a ver en los shows, pero que hace tiempo no escuchan. También hay unas sorpresitas que esperamos que los fans sepan apreciar.

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email