Hernán Caffiero, director campaña Aprobemos Dignidad: “Vamos a ganar por boleta”

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Hernán Caffiero es el director de la campaña Aprobemos Dignidad. El cineasta y director de la premiada serie “Una historia necesaria” conversó con El Desconcierto a pocos días del plebiscito sobre esta, la película más importante de su vida.

Su experiencia audiovisual se ha desarrollado exitosamente, especializándose en filmación 3D. Dirigió la película El sueño de todos sobre la selección chilena y la serie Una historia necesaria, que relata casos reales de detenidos desaparecidos, le valió un Emmy Internacional.

Con todo sino pa qué

-¿Cómo llegas a trabajar en la campaña del Apruebo?

-Me contacta gente de los partidos del Comando  y me ofrecen ser director general.  Yo digo que no me convence este treinta por ciento obligatorio que impone el CNTV para las organizaciones sociales, y que si me hago cargo de esto, va a ser única y exclusivamente si el Comando (los partidos) ponen a disposición el cien por ciento de la franja a las organizaciones sociales. Lo conversaron y acordamos que me hacía cargo.  A partir de eso desarrollamos cabildos incluyendo todo tipo de organizaciones sociales.

-Hace unos días hubo una polémica con el subsecretario Arturo Zúñiga, quien a raíz de uno de los últimos videos de la campaña acusando las debilidades del sistema de salud actual y el problema de “la última cama”, se desentendió y publicó su descontento en Twitter

-Para nosotros fue una sorpresa, lo que uno espera es conocimiento de la realidad, al menos en su área que es la salud pública ,¿no? Que él no esté enterado de lo que han replicado cientos de trabajadores de la salud, nos parece super preocupante. Habla también de los procesos que están siguiendo tanto en términos judiciales como en las recriminaciones que han tenido desde diferentes lados, debido a su gestión a partir de la pandemia. Nunca nos va a dejar de sorprender que la gente del Minsal esté tan desconectada de la realidad.

-¿Piensas que es desconexión o es mentirle a la población directamente?

-Yo no podría asegurar que ellos están mintiendo, espero creer que existe una desconexión o no querer ver lo evidente, no querer escuchar a los trabajadores de la salud ni lo que está refrendado por el Colegio Médico.

Aquí el video que causó la polémica:

Otra forma de luchar

-¿Qué ha sido lo más difícil de llevar durante esta campaña?

-Lo más complejo en términos de producción es hacer una campaña con la trascendencia y con la entrega que una campaña histórica como esta requiere, en plena pandemia.

El 90% de la pega ha sido por teletrabajo, excepto por algunas cosas que hemos filmado. Además, es la primera franja de la posdictadura donde no han sido destinadas lucas del Servel, lucas públicas. Hemos trabajado todo ad honorem, más allá de que hemos podido recolectar algunas lucas que nos han permitido cubrir gastos, por ejemplo en mascarillas, alcohol gel, comidas y traslados (bencina).

Si te fijas, no hemos repetido más del veinte por ciento de las piezas, casi todos los días hemos tenido contenido nuevo y me atrevería a decir que nosotros tenemos más valor de producción en cada una de las cápsulas de todas las franjas, incluyendo las del Rechazo. Evaluamos más o menos que los aportes no pecuniarios asociados a toda la campaña alcanzan los cuatrocientos millones de pesos en total. Son aportes de gente, de cámaras, de renta de equipos, agencias de publicidad que nos ayudaron… actores, gente que tiene muchos recursos técnicos también y que están por el Apruebo. Nuestra franja es la única cien por ciento social, no tiene una vinculación partidista más allá del espacio que nos cede el Comando Apruebo Chile Digno.

-Imagino que lo más bonito de este proceso se relaciona con lo que me estás contando ahora ¿no?

-Sí, lo más bonito es poder juntarnos con gente que solidariamente ha puesto su trabajo a disposición y sus recursos en cada una de las filmaciones. Nosotros no hemos tenido que mostrar una coma a los partidos del Comando. Ellos entendieron que no íbamos a poner ni partidos ni tampoco íbamos a posicionar rostros de organizaciones sociales. Acordamos desde un principio que lo que esta franja tenía que hacer era motivar, llamar y desde ahí construir un argumento, pero no con la necesidad de posicionar, qué sé yo, al presidente de la junta de vecinos de Lo Hermida o al cabro de la Garra Blanca. Trabajamos a través de reivindicaciones.

No son 30 pesos, son 30 años

-¿Cómo fue el proceso de selección de los temas?

-Las temáticas fueron conversadas y determinadas de acuerdo a los cabildos que se hicieron en marzo: salud, vivienda digna, educación, pensiones, medioambiente, etc. A partir de eso generamos piezas con bajadas de texto en cada una de esas reivindicaciones.

-En el fondo lo que ustedes buscan es que la gente vote por un ideal y no por una persona

-Exacto, y si para eso nos llegase a servir un rostro de una organización social o nombrar alguna, vamos y lo hacemos, sino no tiene sentido. Lo que realmente nos importaba a todos es que no tenemos ningún beneficio político, porque no militamos en ningún partido, no tenía sentido estar mostrando gente a menos que fuesen los actores, que eso es otra dimensión porque son personajes.

-¿Cómo surge la idea de traer al presente a personajes recordados de teleseries chilenas?

-Para nosotros era super importante lograr el sentido de pertenencia, nos dedicamos principalmente a generar vínculos emocionales. Tenemos también piezas que son más informativas, donde se entrega información dura, pero nuestro punto y elemento diferenciador era lo que otras franjas no iban a entregar: la proyección emocional y la generación de identidad.

-En términos creativos y estratégicos ¿cómo observas la campaña del Rechazo?

-Creo que ellos han apuntado a la desinformación y a la generación de miedo, es super difícil plantear el concepto Rechazo y sobre todo lo que a ellos les ha tocado, que es “rechazar para reformar”. Es poco creíble plantear algo así, cuando justamente la gran pelea que se ha dado es que “no son treinta pesos, son treinta años”. Por lo tanto, si en esos treinta años no acabaste de reformar, es porque los que rechazan son los que han bloqueado todas las nuevas iniciativas que tienen un carácter más social.

Creo que ha sido super complejo para la gente del Rechazo poder trabajar una campaña como esa cuando los conceptos creativos son tan escuetos. No es que sean poco creativos sino que  la alineación donde ellos se mueven para poder plasmar una campaña es demasiado pequeña, eso les ha jugado harto en contra. Ha derivado en que se caricaturiza mucho, hay problemas de vinculación con lo artístico cultural, hay un tema de carencia de identidad. En la derecha no existen niveles de idiosincrasia cultural que podrían generar un sentido de pertenencia con el potencial votante. Lo que más se acerca son los evangélicos de derecha que han querido demonizar al resto a partir del miedo, del terror, una práctica habitual de la derecha que se arrastra desde el 73 en adelante.

El pueblo está en la calle pidiendo dignidad

-¿Qué te parece que la UDI haya ocupado en una de sus gráficas parte de la letra de ‘El derecho de vivir en paz’, canción compuesta por Víctor Jara utilizada en las marchas del Apruebo?

-Justamente tiene que ver con que ellos no tienen una sincronía con el mundo artístico,  la generación de elementos culturales suceden a partir de la revisión de emociones. El arte, al ser un ejercicio de proyección de emociones, lo que hace es ponerse en el lugar del otro, demostrando empatía. La empatía requiere de ponerse en los zapatos del otro, de hacer un ejercicio de conciencia colectiva, de pensar más allá de tu terruño o abstraerte de lo material para ir a lo netamente emocional, sentimental, sensorial y creo que ahí es donde la gente de derecha se ha perdido siempre.

Cuando uno puede saber cómo se sienten los demás, probablemente va a tener mayor sensibilidad con respecto a las demandas o las problemáticas del otro, y no le van a pasar por encima del hombro. La gente no está pidiendo que expropien toda la riqueza, está pidiendo dignidad, que se construye a partir de condiciones mínimas.

-¿Cómo te sientes anímicamente a pocos días del plebiscito?

-Cansado, pero es parte de lo que vivimos, esto no es diferente a hacer una peli o una serie.

[Te puede interesar]: VOCES| Convención constituyente: Lo impensable se volvió posible porque salimos a exigirlo

-Pero tiene una responsabilidad diferente…

-O sea, si me preguntas a mí y a todos los cabros que estamos participando: esta es la película más importante de nuestras vidas. Yo creo que no ha habido una película más representativa que esta que estamos haciendo, por eso le pusimos tanto empeño y creo que eso se ve en la pantalla.

-¿Cuál es tu pronóstico sobre lo que va a pasar con las votaciones?

Yo espero que el Apruebo gane por arriba de un setenta por ciento, siento que eso le va a dar una legitimidad y un respaldo, sobre todo para el género constituyente y pensando también en los dos tercios necesarios para poder armar algo que sea representativo realmente de la ciudadanía. Creo que si ganamos por menos de setenta, yo por lo menos me quedaría con un sabor amargo, pero creo que nos va a ir bien y que vamos a ganar por boleta. La pega no termina acá, en las piezas que estamos cerrando, hacemos un abierto llamado a seguir movilizados, a estar en la calle, porque ahí es donde se van a lograr las cosas.  Nosotros somos un equipo bastante grande, creemos que más allá de quienes sean los elegidos para la nueva Constitución lo que tiene que hacer la ciudadanía es volver a los cabildos, armarse nuevamente, armar un Programa Constituyente. Lo que  viene a contar del 26 es volver a juntarse a conversar.

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email