[EXCLUSIVO] Aprendiendo de nuevo: Ángelo Pierattini lanza disco solista

FOTO PROMO DISCO 4
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

A las 4 de la tarde de este miércoles, en una casa antigua de Barrio Italia y en una sesión íntima, con aforo reducido y distancia social, se dio inicio a la escucha anticipada de «Soy un aprendiz», el último álbum de Ángelo Pierattini, que se estrenará mañana 28 de mayo, y que además es el primero en autoproducir.

El disco, grabado durante la pandemia, aparece tras siete años sin editar una placa, pero de arduo trabajo musical entre lanzamiento de sencillos propios y producción musical para otros artistas. En palabras de Ángelo: “La pandemia tiene una virtud; se abre un espacio remoto de vida y comunicación: el digital, uno distinto, pero donde también hay emocionalidad. Es un espacio que estamos aprendiendo a habitar”.

Antes de empezar conversamos un poco, el ambiente se presta para hablar mirándonos a los ojos, conocernos, enrolar un cigarro, comer un bombón. Somos el único medio presente, estamos expectantes y dispuestos a presenciar un nuevo nacimiento del rock nacional, cuyo padre es un artista con 27 años de trayectoria, marcado por el potente liderazgo en la banda de rock Weichafe, además de trabajar en paralelo en fructífero camino como solista.

Se siente en la piel la efervescencia de lo presencial y entre los labios el sabor de juntarse a escuchar música junto a su creador

Ángelo viste pantalones anchos, polera de la banda estadounidense Queens of the Stone Age, un chaquetón de lana gris y gorro verde musgo. Habla sin quitarse la mascarilla, conversa con quienes estamos ahí, convertidos en testigos de un momento inédito e histórico, a sabiendas de que pronto experimentaremos un lujo para cualquiera que aprecie el trabajo del artista nacional, que nos regala un momento de música, lejos de todo lo que la pandemia nos ha despojado.

Comienza el primer track
‘Soy un aprendiz’ es desgarradora, sufrida, cantada desde el alma, con la rasposidad del rock en la garganta que caracteriza a Pierattini, que en ese momento cruza la mampara, sale al patio y enrola un tabaco, mientras que la sala se llena con los arreglos de violín que recuerdan los pasajes de un tango.

El segundo track es ‘Carita de gato’, una versión espléndida de autoría de Jorge González, del álbum Mi Destino. Minutos antes de partir la escucha, le pregunto a Ángelo qué significa Jorge para él: “Es uno de mis compositores favoritos, mi artista favorito más allá de la música, un artista que siempre toma riesgos. Me siento muy identificado con él, porque no responde a una etiqueta; para mí esa es la senda. Siempre fue un compositor bien diverso, desde Los Prisioneros en adelante sus discos fueron cambiando y eso me inspira mucho. Este disco en particular, Mi Destino, lo escuché mucho el 99; tenía el casete. La música está ahí, uno no es dueño de la música, hay que ir a descubrirla. A mí me inspiran los artistas que van en una búsqueda constante, que no pierden la capacidad de asombro, por eso este disco se llama Soy un aprendiz, porque ese es un lugar que desde la intuición y desde la experiencia como compositor me interesa habitar”.

Le siguen ‘Luz de noche’, ‘Dulce amor’, ‘Amor por mi condena’, ‘Subiré a lo alto’, ‘Falsa libertad’, ‘Vida quiero tus muertes’ y ‘La cagué’. Canciones que pasan por el folk, por el rock y por el pop, creaciones que cruzan fronteras y nos llevan a pensar en las fronteras que el mismo Ángelo atravesó para llegar hasta aquí. Es evidente que sus cuatro años viviendo en la colonia Portales en México han permeado sus composiciones. Se advierte a Chavela Vargas, se vislumbran los colores de los bordados y pinturas aztecas; se siente a México lindo en la piel.

Ángelo Pierattini se ha construido como músico nota a nota, a punta de rasgueos y zigzags de búsqueda incansable, bajando hasta el cono sur y encontrando en el vals peruano un camino «para seguir continuando», como dice Mauricio Redolés.

No hay prejuicio en este nuevo trabajo, no hay miedos ni ataduras. Se siente la sangre, la fuerza, la voz de un artista que sobrepone las ganas de disfrutar el ejercicio de la creación por sobre la imposición o tendencia de la industria.

La carátula es un autorretrato al óleo que recuerda las obras de Vincent Van Gogh, y Soy un aprendiz es justamente eso: un disco personal, de autoconocimiento, donde la exploración y el sentimiento de autenticidad invitan a ser y decir lo que uno es. Y eso es lo que hace Ángelo al reencontrarse con la pintura, una inquietud de adolescencia que había dejado atrás y que hoy es la cara visible de su nueva etapa como artista, ya no solo como músico, sino que como artista integral.

La música sigue invadiendo con su energía el lugar donde estamos, que vibra en positivo y deja entrar la luz del día a través del ventanal. Afuera los árboles acompañan a Ángelo, adentro escuchamos el diálogo milagroso entre la llamada “canción cebolla”, combinada con el folklore latinoamericano y el ensamble de la voz rockera de un cantante que ha hecho de la música su vida y oficio.

Músicos que participaron:
Palmenia Pizarro, Cancamusa, Diego Lorenzini, Felipe Salas (CAF), Pablo Jara, Ismael Oddó (Quilapayún), Tocori Berrú (Bloque Depresivo), Joshua, Vicente Cifuentes, Pablo Ilabaca, Christian Matas, Rhonda, Felipe Castillo, Isidora O´ryan, Sebastián Aracena (Mon Laferte), Miguel Molina (Gepe, 30 pesos), Claudio Constanzo, César Gómez, Bruno Simonetti, Gonzalo Fouere (Santaferia) y Pedro Villagra.

Redes de Ángelo
FaceBook: https://www.facebook.com/apierattini

Instagram: https://www.instagram.com/apierattini/?utm_medium=copy_link

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email