Carolina Sotomayor, de comediante en Morandé con Compañía a pintar sobre tablas de surf

Foto cortesía de: Carolina Sotomayor
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

La actriz y cantante Carola Sotomayor mostrará sus pinturas en la “Primera Expo – Surf Mundial Virtual” este 25 de septiembre. Un proyecto lleno de formas, colores, lienzos reciclados y brochas.

En los 90 conocimos su faceta como cantante, cuando fue vocalista de la banda de rock Elso Tumbay (1996-2010), que popularizó el single ‘Aire’ y sonó en diferentes radios juveniles. Luego, como actriz y comediante, participó en varios programas humorísticos en TV. También ganó un espacio con su personaje Anita María Santa María, una cuica medio despistada que cocinaba desastrosamente o conversaba de manera incoherente con los animadores de los programas donde aparecía.

Años después fue una de las ‘reclutas’ del reality show Pelotón, conducido por Felipe Camiroaga. Ahí tuvimos acceso por primera vez a su obra plástica que ya la había hecho ganar dos veces el concurso Ojo con el arte, organizado por Nemesio Antúnez en el  Museo de Bellas Artes. También fue parte del elenco del programa El club de la comedia, donde protagonizó varios y exitosos monólogos.

En su constante encuentro con diferentes disciplinas artísticas, hoy está dedicada 100% a la pintura. Llegó a Pichilemu hace tres años con el sueño de convertir en realidad su proyecto Primera  Expo – Surf Mundial Virtual y comenzó a trabajar en solitario en las 40 obras que mostrará en la exposición. Aquí la historia de su relación con la pintura en su propia voz:

Pinturas chorreando en la micro

Siempre he pintado, desde chica, pero a los 7 años lo comencé a hacer de manera intensa. Recuerdo que pintaba mucho en el colegio, en las clases. Partí pintando caballos, puestas de sol y payasos; esos tres temas eran recurrentes. (Siempre) me llamó mucho la atención el tema del circo, pintaba muchos payasos, trataba de pintarlos de una manera alegre, lo que nunca me resultó, la mirada entristecía toda la imagen del payaso. Intentaba dibujarle una sonrisa, pero dominaba la mirada y la tristeza. Me sentía identificada en cierta manera, por lo que uno irradia hacia fuera y lo que guarda hacia dentro.

Pintar siempre me ha traído un placer inmenso, en paralelo con la música de mi grupo Elso Tumbay y con mis actuaciones en televisión, pero al ser (la pintura) la más individual y solitaria no se conocía tan públicamente. A partir los quince años rematé cuadros en la casa de remates de Pablo Urzúa, en José Miguel de la Barra. Durante años llevaba dos cuadros a la semana, muchas veces estaban mojadas las pinturas y a la pobre gente la manchaba entera en la micro. Pido mil disculpas a todos los afectados.

Fotos cortesía de: Carolina Sotomayor

Mágicamente tuve una premonición

Soñé que al terminar mis primeras 40 obras, haría mi primera exposición en forma individual y así fue. Muchas veces las premoniciones se hacen realidad.

Un día estaba con una compañera de curso llamada Isabel, veníamos de ayudar en una gran catástrofe y aluvión que hubo en Santiago, no recuerdo la fecha. El asunto es que llegando a mi casa, embarrada, me meto a la ducha cuando escucho que Isabel toca la puerta y me dice que me está buscando un tal Pato; yo en ese tiempo no conocía a ningún Pato y percibí algo especial. La persona que me estaba ubicando era Patricio Allende. Salgo de la ducha, camino por el pasillo, yo nunca lo había visto, nos ponemos a conversar y me dice que me ofrece exponer en la casa de la cultura Anáhuac en el cerro San Cristóbal. Le comento sobre las 40 obras y al día siguiente nos juntamos en la casa de Benjamín Novoa Longueira, en el barrio Brasil. Él pintaba cristos en conjunto con Patricio y ambos me ayudaron en todo. Esa exposición fue uno de los días más inolvidables de mi vida; todo ocurrió mágicamente.

40 obras en cuarentena

Increíblemente en mi desarrollo en las artes está la premonición natural. Esta exposición hace tres años y siempre iba a ser virtual, sin invitados, lo cual impresionantemente coincide con las 40 obras que siempre he presentado en mis exposiciones a lo largo de mi trayectoria, y con la cuarentena en conjunto con la actualidad y el coronavirus.

Foto cortesía de: Carolina Sotomayor

Este nuevo estilo que partió el 2013, cuando soñé esta técnica de cómo pintar con el pincel, ha sido un desarrollo completamente espontáneo, sin referencias y sin términos exactos. Nunca he tenido referencias de nada ni de nadie, solo de la vida y vivencias del destino. Ha sido el encuentro más interesante y mágico que me ha regalado la vida, donde he experimentado la espiritualidad y fortaleza, lo que me ha convertido en una guerrera. Son momentos de reflexiones y de conclusiones frente a cosas inconclusas. Es una introspección tremenda, como ir a un psicoanalista.

Reciclaje y surf

Viviendo en el Cerro Placeres en Valparaíso, camino hacia la calle, desmonto un letrero de una campaña política, el cual veo como el bastidor futuro de mis nuevas obras. En él vi un rostro de una campaña política, me pongo a pensar y es cuando se me ocurre que con materiales plásticos y contaminantes se puede realizar una obra de arte, reutilizarlo y transformarlo en expresiones artísticas o decorativas de colores.

La Primera  Expo – Surf Mundial Virtual se realizará este 25 de septiembre a las 12 horas en Punta de Lobos (Pichilemu) y se transmitirá online. El concepto es contemplar el planeta de forma interiorizada y humana para concertar las artes con el reciclaje, la restauración, la reforestación y la sustentabilidad.  Busco incentivar a vivir con sanidad espiritual, reflexión y contemplación sana en un planeta respetado, como la tierra y el aire en medio de las artes.

Foto cortesía de: Carolina Sotomayor

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email