BRUJERÍA………….EL CULTO………(LA VIEJA RELIGIÓN)

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Bruja: Mujer que según creencia vulgar, se ocupa en operaciones sobrenaturales y diabólicas: No creer en brujas // Mujer fea y vieja.

Brujería: Operaciones sobrenaturales a las que vulgarmente se dedican las brujas.

 

Para hablar de la brujería como tal, es necesario profundizar en ciertas áreas que son parte fundamental y clave para el nacimiento y posterior desarrollo de este culto, que existe desde los comienzos del ser humano.

Todo se remonta a la prehistoria, donde el hombre de esta época veneraba al sol, la luna, al sexo, a los antepasados, a todo lo que fuera posible atribuirle un espíritu, una esencia, algo que trascendiera a la simpleza de tan solo existir… Desde entonces, hubo una diversificación de lo considerado sagrado o divino, el miedo a la muerte, la necesidad de esclarecer el misterio del origen de la vida, dio paso a la creación de dos seres supremos divinos completamente distintos: Dios y Satanás. En el transcurso del tiempo, nace una representación femenina, la compañera del cornudo, diosa de la fecundidad, fuerza, y de la creación: la afrodita griega.

Paralelamente, la mujer comienza a tomar otra posición en su comunidad con el hombre, pasa de ser bestia de carga y placer, a un ser que ayuda en la construcción de sus hogares y las necesidades de su cultura. Surgen las sociedades matriarcales y calladamente, el culto de las diosas madres toma cada vez más fuerza.

La mejor forma de adorar a la diosa de la fecundidad, es representando su unión sexual, no de forma obscena, sino que enalteciéndola mediante una serie de rituales, que dieron como resultado inevitable la creación de símbolos fálicos y ritos en los que iban incluidas orgías múltiples y desenfrenadas fiestas de sexo y placer. Ante esto, la religión institucional reacciona, rechaza terminantemente esta creencia, asumiéndola como supersticiones paganas. Comienza entonces una guerra de fuego y tortura, una serie de persecuciones y “caza de brujas”. Es el apogeo de la Inquisición.

En este punto es necesario detenemos, para mencionar aquella imagen que todos tenemos de una bruja: vieja, vestida en harapos, desdentada, con una tremenda nariz y un lunar peludo sobre ella, cocinando un conjuro en un caldero humeante de un líquido viscoso y maloliente, es la imagen que la Iglesia Católica quiso imponer, es la historia que nos quiere hacer creer, la máxima entidad que tiene y ha tenido siempre el gran permiso de hablar y de juzgar a quien haya puesto en duda el poder único de Dios. Podemos pensar entonces que esta actitud que toma la Iglesia no es más que la necesidad de ocultar todo tipo de energías y fuerzas anexas a Dios, argumentando que son falsas o malignas para los seres humanos. Lo ha hecho con todo lo que infiere al satanismo, con la brujería, con todo tipo de creencias que pongan en peligro su ya tan deteriorada imagen.

Entonces ¿cuánto de verdad tendrán estas palabras? o mejor ¿cuánto de verdad quiere ocultar la Iglesia?

El bien, el mal…belleza y fealdad

El bien y el mal existen como fuerzas poderosas que se oponen, así como negro y blanco, así como belleza y fealdad. No es coincidencia entonces que se asocie la maldad con la fealdad, la bruja mala es la del caldero, la de la nariz con el lunar peludo. La buena es el hada madrina que le da los zapatos y el carruaje a la Cenicienta, es la que ayuda a Dorothy en el Mago de Hoz, es la que le da vida a Pinocho (el muñeco, por cierto).

¿Invento o realidad?

Hay quienes sostienen que no fue en la época de la Inquisición donde comenzaron las quemas de brujas, de hecho, según investigadores, la primera quema data del año 1275, en la Inquisición de Tolouse, donde se condenó a una tal Angela de Barthe por haber comido carne de niños y tener relaciones con el demonio. Hay otras teorías que sostienen que las sangrientas cazas de brujas, no son más que el relato del novelista francés Lamothe Langon (1829), el cual escribió con tono verídico las matanzas de las brujas, lo que unos 100 años después fue investigado y descubierto por dos historiadores de distintas nacionalidades, quienes independientemente concordaron en que no eran más que una fantasía del novelista. Si esta teoría es cierta, estaríamos hablando de que el mundo entero ha creído por más de 100 años en algo que a un escritor se le ocurrió, algo así como si ahora creyéramos en la existencia de los Hobbits, y de un supuesto anillo que gobierna el mundo. El porqué de este fenómeno es demasiado difícil de averiguar. De la existencia de estos seres tampoco es lo que quiero discutir, es tan solo, para mi punto de vista, la opción, darse la posibilidad de creer en ciertas cosas supraterrenales, de creer que existe cierta magia, ciertos poderes, ciertas cosas ocultas en el mundo que sólo están destinadas para quienes nacen con un don divino, llámese brujería, santidad, magia, milagro… lo que sea, la cosa es darnos un espacio para volar junto a una de ellas, en una maravillosa escoba de pelos de oro, dejar que sus encantos nos cautiven, y por qué no, participar en uno de aquellos rituales, dejarnos llevar por ese misterio tenebroso que encierra el mundo de las brujas, ese imán incierto que nos trae todo su mundo.

¿Dónde están las brujas?

O más bien ¿quiénes son las brujas de nuestra época? son acaso las que están en Plaza de Armas leyendo el tarot? ¿O son las que salen en la tele en los estelares diagnosticando vaticinios para partidos de fútbol? ¿Son esas las brujas? ¿O las reales están escondidas?, ¿están mimetizadas con el común de la gente? ¿será mi madre una bruja? ¿Será alguna de mis amigas una de ellas? ¿seré yo una bruja? ¿acaso es necesario saberlo? En mi opinión, se nace bruja, no se hace. Por más que muchas quieran serlo, por más que cada vez estén más de moda los cursos esotéricos, que todas las niñas con piezas llenas de lunas y soles se atrevan a realizar, convencidas de que, por unas treinta o cuarenta lucas van a adquirir un don con el cual se nace, algo así como la generación entre Endora, Samantha y Tabatha, sin estudios, sin artefactos, siendo brujas solo porque lo son.

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email