Aterciopelados: “No podemos pensar en una normalidad en Colombia si la normalidad es el asesinato de líderes sociales”

Foto: Juan Andrés Moreno
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

 

En plena crisis social colombiana y en medio de la crisis sanitaria que hace más de un año tiene al mundo cuestas arriba, Andrea Echeverri y Héctor Buitrago, líderes de la banda de rock alternativo Aterciopelados –que este año cumple 31 años de trayectoria– acceden a conversar con nosotros para hablar sobre su nuevo trabajo “Tropiplop”, un disco facturado durante la pandemia, que incluye nueve canciones nuevas y seis reeditadas, donde predomina el discurso social y de género, entre ritmos pegajosos y positivos, sin olvidar el rock que corre por sus venas.

Nos conectamos vía Zoom un jueves por la mañana, entra primero Andrea y saluda con una gran sonrisa desde su taller de cerámicas. Usamos lentes ópticos similares y se lo comento, entre risas se acerca a la pantalla para constatar que al igual que ella, también llevo un aro de argolla en la nariz: ‘¡también el arete!’ me dice.

Héctor se une a la charla preguntando cómo estamos por acá, y es imposible no contarles lo felices que nos tienen las recientes votaciones, donde, entre otras cosas, tendremos una Constitución escrita por primera vez bajo una pluma popular y con una participación mayoritaria  de mujeres. Ambos escuchan muy interesados y se ve por sus reacciones que están enterados y emocionados por las noticias chilenas. A Andrea le parece “divina” la presencia femenina en nuestro proceso constituyente. En un momento que se inclina hacia atrás, veo que lleva puesta una polera con el emoji de caca, un símbolo irónico del lenguaje cibernauta que habla también de su personalidad, fresca e irreverente.

Visto invernal y ellos más veraniegos, pese a que el otoño emocional sacude a Colombia por estos días y que la constante reformulación de la industria musical que ha dejado la pandemia tiene en una permanente nebulosa a quienes han hecho de la música su fuente de trabajo.

Nos sumergimos en una conversación cálida, armoniosa, sencilla y humana, abordando los problemas sociales por los que atraviesa su país, para desde ahí desplazarnos hacia sus propias canciones, que ponen en la palestra varios de los conflictos que tenemos como región.

La pandemia, los roles que la sociedad nos impone por ser de uno u otro género, el feminismo, los estereotipos de belleza  femenina y el futuro de la industria musical, a la que cuestionan y critican. Bienvenidos a bordo.

Tropiplop: un disco social y feminista

-Lanzaron el disco Tropiplop el 12 de mayo, un disco que tiene dos focos importantes: el feminismo y lo social. Quería partir hablando de ese tema porque es algo que está muy latente, muy vivo en Latinoamérica, nosotros los chilenos lo estamos viviendo, ustedes en Colombia también y lo reflejan sus canciones ‘Tropiplop’ y ‘Líderes’. ¿Cómo ha sido el proceso de grabar este álbum en casa y cómo fueron surgiendo estas temáticas?

Foto: Juan Andrés Moreno

– Andrea Echeverri (AE): Sí, es un disco grabado en pandemia, cada uno en su casa. Héctor por un lado; Leonardo Castiblanco -que es nuestro guitarrista-, por otro; y yo acá en mi estudio. Las temáticas fueron saliendo de lo cotidiano, de estar encerrados, de ver todo el estallido social que empezó el 2019, cómo nos reprimieron y de ver cómo todos los problemas se empezaron a profundizar. Lo de los líderes sociales acá no tiene nombre, en estos días salió el gobierno ofreciendo unas recompensas por información de líderes sociales. El disco fue saliendo así, y como estuvimos encerrados y se cancelaron todas las giras, pues hubo mucho tiempo y esos eran los temas: el encierro, los líderes sociales asesinados, la corrupción, pero a la vez toda una cosa poética y optimista que maneja Héctor Vicente, que es súper linda, entonces hay una cosa cuántica de pensar que todo va a estar bien y de comunicar buena energía. También está lo del feminismo, que de alguna manera es muy natural en mí. Es mi defensa personal de pertenecer a este show business hiper sexualizado lleno de chicas preciosas que utilizan su cuerpo como…

-Herramienta de trabajo

-AE: Exacto, herramienta de trabajo. Aterciopelados es super feminista y Héctor Vicente es el hombre feminista por excelencia.

-Hay una canción que habla de eso justamente el ‘Amo de casa’

-AE: Sí, ‘Amo de casa’, pero quiero citar un par de canciones feministas que tiene Héctor Vicente en el disco Claroscura. Una que se llama ‘Despierta mujer’, que siempre piensan que la escribí yo, pero es de él. Y en su proyecto solista tiene una que se llama ‘Ámate a ti’, que también es super bonita, refeminista. ‘Amo de casa’ yo la escribí en lo más profundo de la pandemia, estábamos todos encerrados en casa y un día vi a mi marido con guantes de caucho y trapero en la mano lavando el baño y me enamoré. La canción tiene humor, esa cosa de “tu nueva masculinidad”, la expansión de tu rol. Al final hablo de los hombres feministas, siento que es como un reunirse en la búsqueda de igualdad.

Estallido social: “El gobierno, que es de ultraderecha, está entendiendo la propuesta social como una visión paranoica de la izquierda”

-En Colombia están pasando por un momento especial, con la pandemia y el estallido social, y justo en este momento lanzan un disco que habla de los problemas que tienen como país y de los que tenemos como región. Tropiplop toca temas que aquejan a  Latinoamérica. ¿Qué esperan ustedes como ciudadanos que pase con su país después del estallido social?

-Héctor Buitrago (HB): Desde el sentido común debería pasar algo muy sencillo, que es que se produzca un diálogo y se llegue a acuerdos para poder mejorar la calidad de vida de las personas y todo el pliego de peticiones del comité del paro y del pueblo, los estudiantes, las personas que están luchando por su salud, por mejor educación, por más justicia. Pero sabemos que no es así porque son estructuras muy fuertes que no quieren ceder en nada y también hay representantes del paro que son personajes que no representan al pueblo, sino que representan a un segmento especial.

Está la visión del gobierno, que es de ultraderecha y que está entendiendo la propuesta social como una visión paranoica de la izquierda. Lo que espero por mi parte es que prime el sentido común, la humanidad y encontremos puntos en común para solucionar los conflictos sociales, que son muchos. No podemos pensar en una normalidad en Colombia si la normalidad es el asesinato de líderes sociales, de la corrupción, el robo descarado, la inequidad. Uno de los países más injustos de Latinoamérica es Colombia, de los países donde hay más desequilibrio social. Entonces, pues todo eso se tiene que arreglar. Eso es lo que tenemos que hacer, esperemos que esas estructuras tan arraigadas ahí caigan de una vez.

“Hay desaparecidos, hay asesinados, hay muchos que perdieron un ojo y hasta dos”

-AE: La situación está terrible, hay una cantidad de gente protestando y el gobierno está empecinado en decir que es terrorismo y en que hay que suprimirlo violentamente. Entonces hay desaparecidos, hay asesinados, hay muchos que perdieron un ojo y hasta dos. Antenoche, creo, hubo alguien que perdió dos ojos y un chico que perdió la nariz. Ha habido una cantidad de mujeres violadas… La cosa está como la peor película que no se haya visto en el planeta; está terrible. Uno siente que ellos siguen defendiendo su posición y no escuchan. Las marchas son enormes y en su mayoría pacíficas, gente que de verdad muestra su descontento. Entonces pues ahí nomás está el comienzo del acuerdo, que ellos digan «ok escuchemos».

‘Bolero falaz’:“Es bueno reflexionar acerca de qué hemos dicho, cómo lo hemos dicho, qué podemos cambiar y reflexionar”

– ‘Antidiva’ (canción de su último disco Tropiplop) es un tema super feminista. A propósito quería traer a la palestra una canción de ustedes de los años noventa. Todos hemos evolucionado y nuestro pensamiento también ha ido variando, entonces quería saber cómo ven hoy ‘Bolero falaz’, una canción que habla de una mujer que le echa la culpa a otra porque el marido la engaña. ¿Cómo la observan y qué pueden decir hoy de ella? Pensaba que es como una especie de  ‘Ingrata’ de (Café Tacvba)  para ustedes ¿o nunca tanto?

HB: Claro, los imaginarios van cambiando con el tiempo y eso es positivo. La reflexión de la sociedad cambia y afortunadamente de eso se trata la evolución también. Nosotros, por ejemplo, en esta canción y en muchas otras usamos más bien la exageración y la caricaturización para generar humor en las canciones. Por eso usamos esas palabras, pero claro, hay también canciones nuestras que ahora no las haríamos así. Sin embargo yo creo que ‘La estaca’ es la más parecida a ‘Ingrata’ o un cover que hicimos que se llamaba ‘La cuchilla’ que esa sí es como la peor de todas. Pero sí, a mí me parece que es bueno reflexionar acerca de qué hemos dicho, cómo lo hemos dicho, qué podemos cambiar, qué podemos mejorar y esto de Café Tacvba de asumir ese error y quererlo cambiar me parece chévere, ser consecuente con el paso del tiempo y con los nuevos imaginarios que tenemos que tenemos que adoptar.

Ciudad de la furia: “Soy más famosa por eso a nivel masivo que por el trabajo de Aterciopelados”

-Se cumplen veinticinco años de la versión del Unplugged de ‘En la ciudad de la furia’, (canción de Soda Stereo donde participó Andrea como invitada) que también incorporaron a este álbum. ¿Fue por el aniversario o simplemente querían integrarla?

AE: Eso fue muy importante para nosotros; yo soy más famosa por eso a nivel masivo que por el trabajo de Aterciopelados. Me pasa mucho: unos señores que nunca en la vida oyen a Aterciopelados me dicen «uy qué bien ese dúo con Cerati» y digamos que por veintipico de años todos nos pedían en nuestros conciertos ‘En la ciudad de la furia’ y nosotros por veintipico de años dijimos “nada que ver, esa canción no es nuestra, chao».

Hace como dos años o tres, empezamos a decir «y por qué no?». Nos quedó super bien y el video es una joya, divino, quedamos contentos. No fue por los 25 años, lo que pasa es que esa canción la lanzamos en el 2019 y todos nuestros lanzamientos coincidieron con las protestas más grandes, cuando fueron todas las trifulcas, entonces no se habló mucho de eso.

El arte

-El arte del disco me pareció muy lindo, muy colorido y psicodélico. Hago una relación contigo directamente Andrea, por tus trajes, por los colores, por tu búsqueda de nuevas estéticas. Siento que hay un relato entre la estética del disco y tú, entonces quisiera saber cómo la fueron construyendo y quién fue el artista.

-AE: ¡Fui yo!

-¡Oh! que buena

AE: Yo estudié  arte, ni Héctor ni yo estudiamos música. Nosotros somos músicos más de experiencia y ‘de caracol’, como dicen acá, lo que hace también que nuestras composiciones y nuestro trabajo sea diferente al que un músico con formación académica haría. Entonces, sí, hay un relato porque yo soy ceramista en realidad. Me gusta dibujar, pero lo que más hago es cerámica, también a veces hago papel maché y cosas para los videos.

Lo de las nuevas estéticas a mí me parece super importante, porque hasta las feministas hacen dieta y van al gimnasio. Entonces yo me digo ‘tan sexys como pa qué o qué’. Esto ya se volvió un lenguaje, una forma de comunicación, o sea, la chica que no esté guapa, mejor: ‘quítate de la foto’, es muy terrible.

Empecé a hacer dibujos y me salieron varios feministas chéveres, entonces, la carátula es esta piña con esta cosa tropical,  todos asumimos que vivimos en el trópico y tú sabes, somos todos cool, estamos en la playa guapos y en bikini. La piña por un lado está llena de tetas, hipersexualizada; y por el otro lado está llena de ojos porque todas estamos observadas, hasta por nosotras mismas.

La industria musical: “Hay que criticar el show business”

AE: El mercado de la música pues está muy raro, que tú por una ínfima cantidad de dinero al mes puedas escuchar todas las músicas del planeta ¿quién va a financiar esas músicas en algún punto si nadie paga por ellas? Entonces te empiezas a sentir como un objeto en una hilera diciendo ‘por favor cómprame a mí`, ‘elígeme a mí’. Para eso hice un dibujo de una caja de piñas todas con ojitos. Yo creo que hay que criticar el show business, hay que criticar a la industria de la música y el consumo indiscriminado de música. Pensar de dónde va a salir el presupuesto para hacer nuevas músicas. En algún momento ese esquema va a resultar en que solo los que venden millones y millones van a tener algo de retribución.

Edición del video: Pablo Cerda

Puedes compartir en tus redes sociales

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email